Background Image

LA PRIMERA EXPERIENCIA VIRTUAL DE LA SEA

16/12/2020

LA PRIMERA EXPERIENCIA VIRTUAL DE LA SEA

REBOBINANDO…

Para empezar, un poco de historia.

El 11 de julio de 2019 recibisteis a través de la lista de correos sea-anuncios la ‘Circular 0’ con información sobre la puesta en marcha de la XIV Reunión Científica de la SEA, que tendría lugar justo un año después en La Laguna, del 13 al 17 de julio. El segundo párrafo de la Circular decía: “Es la segunda vez que la Reunión Científica de la SEA se organiza en Tenerife. En 1998 se celebró en la isla la III Reunión Científica: el Hubble Deep Field acababa de ser observado, el censo de planetas extrasolares no llegaba a la docena, y se comenzaba a comprender la naturaleza de las explosiones cósmicas de rayos gamma… ¡mucho se ha avanzado en estas dos décadas!”. (¡…y tanto!).

A finales de diciembre de 2019 la prensa comenzó a informar acerca de la aparición de un virus en la región alrededor de Wuhan; un mes después se detectó el primer caso de contagio en España, y a partir de ahí la –triste– historia es bien conocida.

El 27 de marzo de 2020 los Comités Científico y Local, y la Junta Directiva de la SEA, tomamos la decisión de cancelar la Reunión y aplazarla, en principio, hasta 2021. Este paso se dio cuando se avecinaban los días más duros del primer estado de alarma.

Confiando en que unos pocos meses después la situación, si no óptima, habría mejorado, pensamos que ante el desánimo general, no podíamos dejar a nuestro colectivo sin Reunión Científica. “Esta decisión va acompañada de un conjunto de alternativas viables, enfocadas a mantener viva la dinámica de contactos y actividades colectivas de la SEA. Queremos contribuir con nuestro esfuerzo a volver a la normalidad, y la ciencia puede y debe tener un papel importante en este empeño”, estas frases, como declaración de intenciones, figuraban en ese correo electrónico que recibisteis a finales de marzo.

Desde ese momento, procedimos a desmontar la reunión presencial y, por primera vez, y sin experiencia previa, a organizar un encuentro virtual. Así nació la XIV.0 Reunión Científica de la SEA 2020.

¿CÓMO ORGANIZAR UN ENCUENTRO VIRTUAL?

Casi coincidiendo en el tiempo con nuestro anuncio de cancelación, la European Astronomical Society hizo lo propio con su congreso presencial que debería celebrarse en Leiden y trasladó en bloque todas las sesiones al formato virtual. En nuestro caso, no podíamos plantearnos nada semejante: no contábamos con los medios humanos ni técnicos para abordar, con tan solo tres meses y medio de antelación, una tarea tan descomunal, y pensamos además que sería complicado mantener la atención de los asistentes ante una pantalla de ordenador durante cinco días en sesiones intensas de mañana y tarde. Las reuniones científicas de la SEA, en su formato presencial tradicional, son eventos con programas muy densos… trasladarlos a un formato virtual era algo que descartamos de entrada.

En pocas semanas el Comité Científico y la Junta Directiva pulimos un programa de tan solo tres días (13 al 15 de julio). Contando con la comprensión de los más de 30 ponentes que habían sido contactados y confirmados para impartir charlas en las sesiones plenarias, centramos la parte científica de la Reunión en nueve charlas muy cortas (15 minutos) que titulamos genéricamente “Hitos y Retos” (HR), seis sesiones monográficas designadas como “Resumen de Contribuciones” (RC) dedicadas a resumir y debatir las 271 contribuciones enviadas a las tradicionales secciones en que dividimos las sesiones paralelas de las Reuniones: Galaxias y Cosmología, Vía Láctea y sus componentes, Física solar, Ciencias planetarias, Instrumentación y supercomputación y Enseñanza y divulgación, y por supuesto las charlas de los premios SEA Tesis. Los archivos pdf de las contribuciones a las sesiones RC se encuentran indexados en el servicio ADS de NASA.

El programa incluyó una mesa redonda sobre política científica, charlas de los grupos de trabajo y comisiones, una sesión de divulgación, un animado café-tertulia sobre perspectivas profesionales, la Asamblea General de la SEA y tres reuniones de grupos.

Captura de pantalla al inicio de la sesión de divulgación.

Dos charlas de divulgación impartidas por José Alberto Rubiño y Nanda Rea a través del canal YouTube de la SEA, completaron el programa. Un foro SEA café y un canal slack permitieron la comunicación entre los participantes y la programación de eventos fuera del propio programa “oficial”.

Anuncio de las conferencias de divulgación para el público en general.

El Comité Local se transformó en un Comité Técnico, formado fundamentalmente por compañeros del IAC, encargado de la puesta a punto y gestión de todas las herramientas y plataformas necesarias para llevar la Reunión a la pantalla de cada participante.

Comités organizadores y números de ponentes, coordinadores, moderadores y participantes activos.

BALANCE

La lista de 757 participantes inscritos hasta el comienzo de la Reunión –decidimos no poner ninguna cuota de inscripción– fue un motivo suficiente para estar satisfechos de haber compuesto un programa atractivo, y a la vez una responsabilidad para que todo funcionara de la forma más fluida posible. La asistencia a cada una de las sesiones fue excelente, superándose por ejemplo las 300 conexiones a la mesa redonda, y las 200 a las charlas HR.

Hubo, cómo no, algún imprevisto, en concreto un apagón en toda la isla de Tenerife el miércoles día 15 por la mañana, que obviamente afectó a nuestros compañeros del IAC y de la ULL, y obviamente al Comité Técnico, que afortunadamente contaba con miembros en la península. Ese apagón nos habría impactado de una forma más notoria si la Reunión se hubiese celebrado de forma presencial en La Laguna, porque, sin electricidad en las salas, nos habría obligado a cancelar las sesiones; sin embargo, aunque con algún contratiempo, pudimos ir adelante esa mañana con el programa previsto.

En cuanto a resultados concretos destacables, es complicado en un artículo tan corto señalar algunos sin hacer de menos a otros, de modo que voy a jugar con ventaja y a aprovechar una de las iniciativas de divulgación de la SEA, que de paso, os recuerdo: la colaboración bianual de la Sociedad con la revista de divulgación astronómica ASTRONOMÍA. En los números de abril y octubre de cada año, la revista publica un artículo proporcionado por la SEA. En el número de octubre, Martin Pawley, de la Agrupación Astronómica Coruñesa Io, escribió una entusiasta contribución donde describe en detalle hitos y resultados de la Reunión; os animo a leerlo porque merece la pena, máxime cuando procede de una persona que no es astrónomo profesional, pero que nos sigue con pasión y nos ha bridando más de una vez la posibilidad de acercar la Astronomía al público más cercano a él a través de su sección astronómica semanal “A noite é necesaria” en Radiovoz de Galicia.

EL FUTURO

Cuando leáis este Boletín os habrá llegado la noticia de que hemos cambiado nuestra intención de organizar la XIV Reunión de forma presencial en La Laguna en 2021. El objetivo, a día de hoy, es celebrarla en la primera semana de septiembre de 2022. Esta decisión fue tomada de forma conjunta por la Junta Directiva de la SEA y los responsables de las organizaciones locales de la XIV Reunión (2020, La Laguna, aplazada) y de la XV Reunión (prevista inicialmente para 2022 en Granada). El cambio del mes para la Reunión, que tradicionalmente es julio, está motivado porque a finales de junio 2022 está prevista la celebración en Valencia de la conferencia de la EAS, de modo que una Reunión Científica un par de semanas después no parecía lo más conveniente.

Hemos oído estos meses machaconamente que los encuentros virtuales “han llegado para quedarse”. En el caso de las reuniones científicas de la SEA no queremos prescindir de la presencialidad, ya que son las únicas ocasiones en que comunidades de astrónomos de diversas especialidades pueden encontrarse y cambiar impresiones, y en particular creemos que es fundamental que los estudiantes y miembros júnior de la SEA puedan conocer personalmente a compañeros suyos y a investigadores más senior, y salir del útil, pero frío mundo de las videoconferencias.

De cualquier modo, será inevitable a partir de ahora, que las reuniones científicas tengan un carácter mixto, presencial, y virtual; esto último dará opción de participar a investigadores que por razones de financiación, conciliación, calendario u otros motivos no puedan viajar al lugar de encuentro.

AGRADECIMIENTO

Visto el programa de forma global y el desarrollo de la Reunión, creo que no es caer en la autocomplacencia si afirmo que podemos estar muy contentos del resultado final: los temas científicos fueron punteros y se trataron de forma ágil pero profunda, las discusiones en las sesiones RC fueron animadas, los contenidos de todas las sesiones, muy variados y la participación muy alta.

Tal y como hice en la breve ceremonia de clausura, quiero agradecer a los ponentes, moderadores, participantes en la mesa redonda, coordinadores de sesiones y coordinadores técnicos -en total más de 80 personas- su presencia activa y su esfuerzo desinteresado, a todos los inscritos, su interés, y a los Comités Científico, Local, y Técnico, y a la Junta Directiva de la SEA su implicación e impecable labor.

Ojalá todo vaya bien y podamos vernos en La Laguna en 2022.

Descargar artículo en PDF