asteroide

Son cuerpos menores del Sistema Solar, mayoritariamente compuestos de silicatos y metales. La mayoría de ellos son pequeños, de algunos metros hasta las decenas de kilómetros, y de formas muy irregulares. Unos pocos alcanzan a varios cientos o hasta mil kilómetros de diámetro. Ese es el caso de Ceres, el primer asteroide descubierto en 1801 por Giusseppe Piazzi. Casi todos los asteroides se encuentran en la región entre Marte y Júpiter conocida como cinturón principal. Este ha sido el primer anillo de cuerpos menores conocido (el segundo fue el transneptuniano). En las primeras etapas de la evolución del Sistema Solar se formaron millones de cuerpos de hasta algunas centenas de km. de diámetro, a partir de la agregación de los silicatos y metales que abundaban en la región de los planetas terrestres. Mientras que los que se formaron en la región interior a Marte se agregaron dando lugar a los planetas terrestres, aquellos que se formaron un poco mas allá de Marte no pudieron agregarse para formar otro planeta. La cercanía de Júpiter modificó sus órbitas de tal modo que al chocar entre sí lo hicieran a velocidades tan altas que, en lugar de agregarse para formar un objeto mayor (como le sucedió a los objetos más interiores), los objetos se fueron rompiendo en trozos más pequeños. No todos los asteroides están en el cinturón principal, algunos han sido eyectados de este debido a perturbaciones gravitacionales y colisiones mutuas. Las órbitas de algunos de estos asteroides eyectados se acercan a la Tierra y todos aquellos cuya distancia mínima al Sol es menor que 1.3 veces la distancia de la Tierra son considerados como Asteroides Cercanos (o NEAs, del inglés Near Earth Asteroids). Algunos NEAs son potencialmente peligrosos dado que pueden chocar con la Tierra.

Responsable: Javier Licandro

 

Asteroide (433) Eros. Reconstrucción de las imágenes tomadas por la sonda espacial NEAR-Shoemaker en febrero del 2000.
Créditos: NEAR Project, NLR, JHUAPL, Goddard SVS, NASA.