La misión espacial Rosetta: los cometas como nunca antes se habían visto

Mar, 09/09/2014

Es uno de los temas destacados en la tercera jornada de la XI Reunión Científica de la SEA, con la participación de Rita Schulz, investigadora interdisciplinar de la Agencia Espacial Europea que ha sido jefa científica de la misión.

Tras diez años en el espacio y casi 6.400 millones de kilómetros a través del Sistema Solar, la sonda Rosetta de la Agencia Espacial Europea logró ponerse en órbita del cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko el pasado mes de agosto. Y está previsto que el módulo Philae se pose sobre la superfície del núcleo el próximo 11 de noviembre.

Para recibir información de primera mano sobre Rosetta y su tecnología de vanguardia, la XI Reunión Científica de la SEA que se celebra en Teruel cuenta con la presencia de Rita Schulz, investigadora interdisciplinar de la Agencia Espacial Europea que ha sido jefa científica de la misión.

 

Los cometas, clave para entender la formación del Sistema Solar

Conocer cómo se formó el Sistema Solar sigue siendo una de las grandes preguntas esperando respuesta de la comunidad científica. Existen varias hipótesis sobre el origen de los planetas, sus satélites, los asteroides y cometas e incluso del propio Sol: inestabilidades gravitacionales, turbulencias, fuerzas electromagnéticas, protosol, protoplanetas, planetesimales y explosiones de supernovas, entre otros.

Para encontrar respuestas es necesario viajar atrás en el tiempo, y eso sólo es posible mediante la investigación remota e in-situ de los cuerpos menos procesados del Sistema Solar, los cometas entre ellos. Hoy sabemos que parte de los cometas se debieron formar en la región entre Júpiter y Saturno, de donde fueron dispersados a los confines del sistema solar, formando la conocida como nube de Oort. Esta nube es una envoltura esférica que rodea nuestro sistema planetario y en la que residen millones de cometas, esperando que alguna perturbación los envíe hacia la parte más interna. Otra parte de los cometas se formó en la región más allá de Neptuno, donde residen hasta que, de nuevo por alguna perturbación, cambian sus órbitas y se acercan al Sol. Tanto si proceden de la nube de Oort como de la región transneptuniana, los cometas han permanecido durante la mayor parte de sus vidas alejados de la principal fuente de energía de nuestro entorno.

La misión espacial Rosetta observa los cometas como nunca antes se había hecho

Dada la importancia de las preguntas que los cometas pueden ayudar a responder, estos cuerpos han sido, en las últimas décadas, objetivo preferente de la exploración con misiones espaciales, la más reciente la misión Rosetta, de la Agencia Espacial Europea (ESA).

La nave se lanzó al espacio en marzo del 2004 y lleva un módulo orbitador con 11 instrumentos que comenzaron a “espiar” al cometa en junio del 2014; y un módulo de aterrizaje Philae con, a su vez, 9 instrumentos más. La sonda entró en órbita a principios del mes de agosto, tras más de diez años de viaje en los que atravesó casi 6.400 millones de kilómetros a través del Sistema Solar.

Tras unas complicadísimas maniobras de acercamiento y navegación de la nave Rosetta, el módulo Philae se posará en la superficie del núcleo de 67P/Churyumov-Gerasimenko el 11 de Noviembre del 2014, donde realizará medidas de la superficie y subsuperficie durante 4 meses (siendo optimistas). Por otra parte, el módulo orbitador continuará observando la evolución de la actividad del cometa hasta finales del 2015.

España -desde el IAA-CSIC y el INTA- ha contribuido al desarrollo tecnológico de 2 instrumentos: las cámaras OSIRIS y el detector de polvo GIADA. Actualmente los investigadores P.J. Gutiérrez, L.M. Lara, J.J. López-Moreno, F. Moreno, J. Rodríguez del IAA (CSIC) y R. Rodrigo del CAB (INTA-CSIC) realizan la explotación científica de los datos de dichos instrumentos.

Más información sobre Rosetta:

Web de la Agencia Espacial Europea (ESA)

Web del Instituto del Instituto de Astrofísica de Andalucía – CSIC